Un baño en este lago puede costarte la vida; Entérate por qué

Un baño en este lago puede costarte la vida; Entérate por qué

Si de algo se puede tener una seguridad total es que cualquier elemento que contamine el ambiente en cualquier parte del mundo, tarde o temprano llegará a afectar hasta la zona más alejada y remota puesto que la humanidad convive en este planeta con todo lo que le ha lanzado desde mucho antes de que llegara la revolución industrial. Y aunque se esfuercen en negarlo, las grandes potencias saben que la contaminación, sobre todo cuando se trata de elementos radiactivos, se abrirá paso a través de capas terrestres y corrientes subterráneas de agua para inundar con su esencia inimaginables extensiones que quedarán con ello por varias centurias y hasta milenios.

Las grandes corporaciones han aprovechado, sobre todo desde comienzos de la revolución industrial, las corrientes de ríos, arroyos, quebradas o canales de desagües a fin de eliminar todos los desechos que se producen en sus plantas.

Sin embargo, es en un espacio donde otrora se encontraba la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (la extínta URSS) donde se encuentra el lago más contaminado del mundo.Se trata del Lago Karachay, en Chelyabinsk, cerca de la actual frontera con Kazajstán, en Rusia, es el más contaminado del mundo, según se declaró en 1992. Este se encuentra situado cerca de la central nuclear de Mayak – construida entre 1945 y 1948-, una de las más importantes de la región. Durante los años 50, el lago fue utilizado como depósito de residuos radiactivos y en 1957 se produjo el primer accidente nuclear, uno de los más graves de la antigua Unión Soviética.

Como consecuencia, este lugar almacena una gran cantidad de radiactividad, de tal manera que en 1990 se determinó que bastaba con poner un pie en la orilla durante una hora para recibir una alta dosis de radiación y morir. La realidad es que los niveles de radiactividad en su orilla superan en 200.000 veces los valores normales.

Como es lógico, esto se tradujo en un aumento de casos de cáncer del 21% y malformaciones en recién nacidos del 25% en todas las regiones cercanas.

Cabe destacar que en todos los años de la famosa “Guerra fría”, el bloque soviético aseguraba que el capitalismo destruía al mundo mientras que los “camaradas” socialistas luchaban por protegerlo. El tiempo es sabio y tiene la última palabra, de esa manera, las mentiras no duran por siempre.

Fuente: http://www.venezuelaaldia.com/