Tips de comunicación para reforzar el liderazgo

Tips de comunicación para reforzar el liderazgo

 

La base de la mayor parte de los problemas entre personas, familias, organizaciones, gobiernos, o cualquier estructura social es la falta de comunicación, lo que implica una dificultad para el diálogo y para transmitir ideas, acompañada de una escucha insuficiente.

Podría decirse que el ámbito empresarial es comunicación en estado puro: de equipos, negociación entre empresas, con cliente etc. La buena comunicación dentro de la compañía refleja una gran fortaleza y sin duda será una de las bases del éxito; pero cuando ésta es deficiente se convierte en una debilidad capaz de erosionar causando la caída en picado del proyecto.

Hasta hace unos años, el control era la estrategia a seguir por los líderes, una táctica basada en el miedo donde la figura de jefe ejercía presión en soledad de forma unidireccional. Afortunadamente, las dinámicas de trabajo actuales siguen una dirección muy diferente.

El rol de líder tiene como función transmitir, motivar y generar un efecto influencia en sus receptores, en este caso, los miembros del equipo. Parte del desafío consiste en ser capaz de crear un clima de confianza y resonancia, ya que no existe líder sin colaboradores que dirigir.

Además, se busca que esta comunicación vaya más allá y origine un efecto eco en la plantilla, que se verá inspirada a hacer lo mismo. El objetivo es promover la comunicación entre los miembros de cada equipo.

Uno de los principales factores del cambio ha sido la integración de la inteligencia emocional en el entorno de trabajo. Hemos pasado de ser empleados evaluados por nuestro coeficiente intelectual, a ser individuos valorados por cualidades como: la buena gestión emocional en momentos de estrés, la empatía, la capacidad de tomar decisiones favorables y tener aptitudes sociales.

Si estás al cargo de un equipo, tengas el puesto que tengas dentro de la organización, aquí van algunos consejos que te ayudarán a mejorar tu comunicación.

Tecnología

Aunque es un obviedad, no podemos dejar de mencionar la tecnología como vehículo fundamental en el desarrollo de la comunicación. Dentro de la empresa, favorece la coordinación interna aportando eficiencia en los procesos, un seguimiento ordenado y aumenta la productividad.

Implementar el uso de aplicaciones o soportes web que ayuden a mejorar los flujos de trabajo y den visibilidad a la estrategia ayudará a tu personal a compaginar tareas y proyectos. Algunos ejemplos son Meistertask o Trello.

Comunicación verbal

Una buena comunicación verbal requiere, entre otras facultades, transmitir seguridad cuando hablamos a los demás, dominar la materia que se comunica y ser conciso a la par que natural a la hora de poner en pie el discurso, de forma que se entienda y capte la atención del receptor.

Si tu trabajo implica dar conferencias, gestionar grandes equipos o afrontar constantes reuniones, puede ser de gran ayuda recibir clases de canto o de teatro. Ambos métodos ayudan a conocer mejor la voz como instrumento, a conectar con las emociones y a desarrollar soltura a la hora de improvisar ante cualquier imprevisto.

Lenguaje no verbal

El cuerpo también es parte de la comunicación y, a veces, dice más que las palabras. La mirada, la sonrisa, cómo frunces el ceño, el movimiento de las manos y los brazos, como te sientas… Los gestos acompañan inconscientemente todo lo que se comunica, por lo tanto merece la pena prestar atención a cómo te expresas físicamente y a la expresión de aquellos que trabajan contigo. Podrás detectar inseguridad, timidez, buena disposición, confianza… y a la vez transmitirla.

tips comunicación 2

Analiza tu gestualidad y utilízala para crear cercanía, motivar, generar seguridad y dar apoyo a tu actitud. Ser ejemplo es la mejor manera de impulsar iniciativas y convertirte en un líder coherente.

Para fortalecer tu comunicación no verbal puedes acudir a clases de baile, o disciplinas como el yoga o las artes marciales, en las que se desarrolla el “sentido de la propiocepción” o conciencia espacial del cuerpo.

Fuente: http://www.rrhhdigital.com/