Evolución humana: ¿Desde cuándo preferimos usar la mano derecha?

Evolución humana: ¿Desde cuándo preferimos usar la mano derecha?

El uso preferente de la mano derecha es más antiguo de lo que se pensaba y es una característica ancestral de los primeros homínidos y no de los neandertales como se creía hasta ahora, según un estudio liderado por el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES).

Según explicó la investigadora del IPHES (España) Marina Lozano, hasta ahora se consideraba que los neandertales eran la primera especie con lateralidad bien definida, pero este estudio internacional remonta este hecho hasta la primera especie asociada al género humano, el Homo habilis.

Lozano señaló que el Homo sapiens se ha considerado como la única especie que manifiesta una clara preferencia por el uso de la mano derecha con respecto a la izquierda, en una proporción bien determinada de 9 personas diestras por cada una zurda.

Pero lo que aún no está bien establecido es el momento de la evolución humana en que apareció esta lateralidad manual tan marcada.

Ahora, el estudio internacional liderado por Lozano (IPHES) ha concluido que, en lo referente a la población, hace ya unos 130.000 años que los neandertales ya tenían una lateralidad manual como la de los humanos actuales, pero aun así es una práctica que se remonta, aunque en menor proporción, hasta la primera especie de Homo, el Homo habilis, y, por tanto, es una característica ancestral en nuestro género.

La comunidad científica ha efectuado muchos estudios sobre lateralidad manual y cerebral de homininos, pero es la primera vez que reúne una muestra tan grande, tanto en número de especímenes analizados (120 individuos) siguiendo la misma metodología y de cinco tipos de especies diferentes (Homo habilisHomo antecessorpreneandertales de la Sima de los Huesos de Atapuerca, neandertales europeos, y Homo sapiens), como por el ámbito cronológico (1,8 millones de años hasta la actualidad).

En esta investigación han participado los principales equipos que trabajan en esta materia, y es fruto de una colaboración internacional con investigadores de España, Estados Unidos e Italia.

Gracias a este trabajo conjunto “podemos afirmar que la tendencia a tener una preferencia manual es una característica intrínseca a nuestro género que se ha ido estableciendo lentamente en cada una de las especies que nos han precedido”, ha indicado Lozano.

“A partir de ahí —ha añadido la paleoecóloga— se pueden hacer otras inferencias: lateralidad manual implica lateralidad cerebral que está estrechamente relacionada con la capacidad de lenguaje articulado”.

El equipo ha estudiado el desgaste cultural presente en los dientes anteriores, específicamente las marcas de corte que quedan en ellos como resultado de su uso como tercera mano para sujetar materiales mientras son cortados con una herramienta lítica.

Estas marcas se han observado con la aplicación del microscopio electrónico de barrido.

Fuente: https://www.efe.com/