Consejos y temas de conversación: Detecta las tendencias que afectarán verdaderamente tu negocio

5a144022a915d (1)

Detecta las tendencias que afectarán verdaderamente tu negocio

Siempre es inteligente poner atención a las tendencias y los patrones en un panorama amplio. ¿Cómo traduces esas señales a conocimientos útiles para tu negocio? Comienza por descubrir cuáles tendencias son importantes. Por ejemplo, una gerente de banco puede no requerir pasar mucho tiempo analizando una tendencia general de la gente a mudarse más cerca de las ciudades. Pero si los datos muestran que hay más gente que renta casas de la que las compra —en especial en la región donde ella trabaja—, esto puede indicar una reducción en las solicitudes de préstamos en el futuro. Enfocándote en las implicaciones, puedes encontrar las tendencias con el potencial de tener un impacto en tu trabajo. También puedes obtener conocimientos de significado importante si combinas las tendencias y te preguntas: “¿qué pasaría si…?”. Reflexionar sobre tres o cuatro situaciones posibles y cómo podrían desarrollarse te ayudará a encontrar nuevas maneras de superar los retos futuros.

(Adaptado de HBR Guide to Thinking Strategically)

Escribe una renuncia elegante (aunque te mueras por irte)

¿Cómo escribes una renuncia elegante cuando te vas del trabajo en circunstancias desafortunadas? Quizá tu trabajo está dañando gravemente tu salud y bienestar, o incluso sospechas que tu empresa está teniendo un comportamiento poco ético… o hasta ilegal. Cualquiera que sea la situación, no deseas que el contenido de tu renuncia te persiga en el futuro, así que no señales a nadie ni hagas acusaciones. Necesitas que tu jefe actual o el departamento de RH puedan proporcionar por lo menos una referencia neutral si futuros patrones se ponen en contacto con ellos. Así que incluye un cumplido genuino en tu renuncia, como todo lo que aprendiste durante el tiempo que trabajaste en la empresa. Luego señala una razón creíble de tu partida. No tiene que ser la razón principal, pero debe ser verdadera. Puedes escribir, por ejemplo: “Me he dado cuenta de que puedo cumplir mejor mis objetivos si cambio la dirección de mi carrera hacia las ventas y la mercadotecnia”. Ser profesional en tu salida conserva tu buena reputación, lo que será crucial para conseguir tu próximo empleo.

(Adaptado de “When You Should Quit Your Job Without Having Another One Lined Up”, por Priscilla Claman)

Motiva a tu equipo relacionando su trabajo con cosas importantes

Todos los gerentes deben motivar a sus empleados, pero muchos batallan para hacerlo bien. Los jefes que buscan dar un discurso motivacional deben explicar por qué el trabajo que le piden hacer a la gente es importante. ¿Cómo se relacionan las tareas de los empleados con los objetivos de la empresa? Señala las maneras en que tu equipo hace una diferencia verdadera para los clientes, la comunidad y entre ellos. El presidente de una nueva farmacéutica, por ejemplo, podría decir: “Sé que todos aquí quieren ayudar a salvar vidas en riesgo por cardiopatía. De eso se trata nuestro trabajo”. O puedes vincular las responsabilidades de tus empleados con sus aspiraciones personales. Un gerente de un restaurante de comida rápida podría decirles a sus trabajadores adolescentes: “Uno de los objetivos de nuestra empresa es proporcionar buenos empleos, y estables, para que puedan ayudar a sus familias y ahorrar para la universidad”. Las investigaciones muestran que relacionar el trabajo con un propósito es la parte más difícil de transmitir en un discurso motivacional, pero hacerlo bien es esencial para motivar a tu equipo.

(Adaptado de “The Science of Pep Talks”, por Daniel McGinn)

Para cambiar las normas de la empresa, consigue el apoyo de otros líderes 

Cuando te conviertes en gerente, es probable que tu equipo ya tenga normas establecidas. Puedes notar malas prácticas que deben corregirse de inmediato, así como usar horas de trabajo para proyectos personales o desatender a los clientes durante los descansos para comer demasiado prolongados. Antes de implementar tus nuevas políticas, sin embargo, determina si los líderes de la organización desconocen esa conducta deficiente. Sería difícil hacer que tu equipo cambie si sabe que los empleados de otros equipos pueden seguir esa conducta. Así que, si algunos líderes condonan el comportamiento, tu primer paso es convencerlos de que es necesario un cambio. Comienza recabando información sobre el problema:

─ ¿Qué le está costando este problema a la empresa?
─ ¿Con qué frecuencia ocurre?
─ ¿Afecta el servicio al cliente u otra área del negocio?

Presenta datos a tus colegas para que los conviertan en un atractivo argumento empresarial. Estructúralo alrededor de los resultados para la empresa, no desde una perspectiva moral. Necesitas a tu jefe y tus compañeros gerentes de tu lado antes de que puedas abordar un problema tolerado por mucho tiempo con tus empleados.

(Adaptado de “What to Do When You Inherit a Team That Isn’t Working Hard Enough”, por Joseph Grenny)

Convirtiéndote en un conferencista pagado

Muchos sueñan con hacer una carrera secundaria como conferencistas pagados. De hecho, las finanzas pueden ser tentadoras. Los oradores más importantes del mundo corporativo a menudo ganan entre 20.000 y 35.000 dólares por discursos de una hora, e incluso los relativamente primerizos pueden cobrar 5000 dólares… si es que logran que los contraten. Si estás interesado en crear tu negocio como conferencista pagado, aquí hay algunos puntos clave que debes tener en cuenta:

1. Las agencias no te ayudarán: una agencia de conferencistas generalmente está contratada por corporaciones o asociaciones para que les ayuden a encontrar y programar a los conferencistas para sus eventos. Pueden ser de ayuda, pero la verdad es que, hasta que no puedas conseguirte conferencias por ti mismo, no les interesas ni remotamente. Incluso si puedes trabajar con agencias, hasta que no pases cierto umbral de precio y popularidad, no van a gastar su energía en venderte.

2. Hazte publicidad indirecta: de hecho te das más caché cuando evitas venderte a ti mismo directamente como conferencista. El mero hecho de comercializarte reduce la credibilidad que transmites. Para atraer posibles clientes, mejor pide a contactos que ya te conocen y a quienes les caes bien que te recomienden como conferencista, o bien crea contenido que atraiga a clientes hacia ti.

3. Ten la disposición de dar conferencias gratis: es molesto, pero casi inevitable. Antes de que consigas tu primera conferencia pagada, seguramente tendrás muchas gratis. De alguna manera, es un proceso saludable: cuanta más experiencia tengas, más oportunidades tendrás de pulir tu estilo y hacerte excelente frente al público. Las conferencias gratis, bien escogidas, pueden serte valiosas por otras razones, como el conformarte una red laboral o exponerte a posibles clientes.

(Adaptado de “How to Land Your First Paid Speaking Gig”, por Dorie Clark)

TEMAS DE CONVERSACIÓN 

Estrategia y ejecución 

8%: en una encuesta realizada por una división de PwC a 700 ejecutivos de todo el mundo de distintas industrias se encontró que solo 8% eran excelentes tanto en estrategia como en ejecución.

Trabajadores confiados

87%: en una encuesta realizada en octubre a más de 1000 trabajadores, la Asociación Psicológica Estadounidense encontró que el 87% de los encuestados se sentían confiados respecto de sus aptitudes laborales actuales y optimistas para el futuro.

Gerentes poco preparados

61%: aproximadamente el 61% de los ejecutivos encuestados por la empresa Navalent dijeron que cuando los nombraron para un puesto senior, no estaban preparados para lidiar con los desafíos estratégicos que enfrentaron en sus compañías.

Margen de ganancias de Medicare

-10%: de acuerdo con datos recientes, el margen de ganancias de los hospitales con pacientes de Medicare, el programa de seguros para estadounidenses mayores, es del -10%.

Poca gerencia femenina
6.4%: hay 32 presidentas en las empresas de Fortune 500 este año, en contraste con las 21 del año pasado. A pesar de este avance, eso sigue significando que solo el 6.4% de las empresas más importantes son dirigidas por mujeres.

Fuente: https://gestion.pe