Desarrollan un ‘detector de suicidas’ con Inteligencia Artificial

Desarrollan un ‘detector de suicidas’ con Inteligencia Artificial

A menudo, los suicidas sorprenden a sus íntimos. Contra lo que pudiera pensarse, un alto porcentaje de las personas que deciden quitarse la vida no da muestras de que vaya a hacerlo ni lo pregona. De ahí la importancia del método desarrollado por investigadores de la Universidad Carnegie Mellon y la Universidad de Pittsburgh, que han combinado técnicas de imagen cerebral y algoritmos de Inteligencia Artificial para discernir qué individuos presentan tendencias suicidas, con un asombroso acierto del 94 por ciento. Los autores del trabajo, publicado enNature, esperan que su hallazgo contribuya a salvar vidas. El algoritmo que se anticipa al desastre Los científicos de estas dos instituciones estadounidenses han descubierto que la actividad neuronal de aquellos que están en riesgo de matarse es diferente a la del resto de personas.¿Cómo lo han averiguado? Analizaron a 34 sujetos. 17 que habían tenido pensamientos suicidas en algún momento (nueve de estos habían intentado quitarse la vida) y 17 que no presentaban problemas de salud mental. El cerebro de cada individuo se escaneaba mientras se le presentaban una lista de diez palabras relacionadas con la muerte, diez relacionadas con conceptos positivos –como “despreocupado”, por ejemplo– y diez vinculadas a sentimientos negativos, como “problema”. Después, aplicaron un algoritmo de aprendizaje automático –un método que permite que los ordenadores aprendan sobre la marcha– a seis conceptos concretos: muerte, crueldad, problema, despreocupación, bueno y elogio. Basándose en el tipo de actividad neuronal que estas palabras desencadenaban en cada persona, el software de Inteligencia Artificial detectó con un 91 por ciento de precisión si el sujeto en cuestión pertenecía o no al grupo de posibles suicidas. Y lo que es más sorprendente: el programa identificó a...

La preocupación que despierta la tecnología que permite poner el rostro de cualquiera en los cuerpos de actores porno

Emma Watson es una de las actrices cuyo rostro su usó en el cuerpo de una actriz porno, como se ve en esta imagen. Entre los fanáticos de internet hay un dicho conocido como la “Regla 34” que reza: “Si algo existe, habrá porno sobre ello. Sin excepción”. Esto podría aplicarse a una nueva moda en internet que consiste en utilizar la tecnología de reconocimiento facial para poner el rostro de una persona en el cuerpo de otra que protagoniza escenas pornográficas. La tecnología no es nueva. Hace un par de años el intercambio de caras a través de inteligencia artificial se hizo popular gracias a aplicaciones como Snapchat en la que dos personas acercan sus rostros al móvil y la app los intercambiaba. La polémica, sin embargo, se generó en diciembre de 2017 cuando se hizo viral un video en el que el rostro de la actriz israelí Gal Gadot aparecía en el cuerpo de una actriz porno. Según los creadores de Fakeapp, con solo oprimir un botón la aplicación puede crear un videomontaje a partir de las imágenes que se le provean. También se hicieron populares otros videos con los rostros de celebridades como Scarlett Johansson y Taylor Swift. Más fácil La práctica en principio solo era posible para personas con conocimientos avanzados de informática. Ahora, estos videomontajes se han vuelto más comunes luego del lanzamiento de Fakeapp, una aplicación que según sus creadores permite hacer el intercambio facial de manera “rápida y fácil”. Se distribuye a través de la red social Reddit y ha sido descargada más de 100.000 veces. “Esta es una nueva frontera para la pornografía no consensuada y las noticias...
El premio de US$30 millones que Google patrocinó para llegar a la Luna y que nadie ganó

El premio de US$30 millones que Google patrocinó para llegar a la Luna y que nadie ganó

La misión de los concursantes no era nada fácil. De hecho, en la historia, solo unos pocos gobiernos se han lanzado a semejante aventura: enviar una nave espacial a la Luna. El concurso lo organizó XPRIZE, una fundación sin fines de lucro, con sede en California, que tiene como objetivo organizar competencias públicas para promover el desarrollo tecnológico. Y contó con el patrocinio de Google. Por eso se llamó: Google Lunar XPRIZE. El martes, XPRIZE dio a conocer la noticia en su sitio web. “Después de una estrecha consulta, realizada en los últimos meses, con nuestros cinco equipos finalistas de Google Lunar XPRIZE, hemos concluido que ningún equipo intentará llevar a cabo un lanzamiento para llegar a la Luna el 31 de marzo de 2018 (día que se estableció como fecha límite) “, indicó la organización el martes en un comunicado firmado por sus directores, Peter Diamandis y Marcus Shingles. XPRIZE reconoció que se tratada de una misión difícil y, aunque esperaba que para este momento hubiese un ganador, “debido a dificultades en la recaudación de fondos y desafíos técnicos y de regulación, el gran premio de US$30 millones no será reclamado”. No solo se trataba de un lanzamiento El concurso se abrió en 2007 con el objetivo de promover iniciativas globales, no gubernamentales, que ayudaran a reducir los costos que implica viajar al espacio. En esta imagen se observa al profesor británico Al Wells, quien era uno de los jueces de Google Lunar XPRIZE, durante una conferencia de prensa en octubre de 2017. La idea era pedirles a los equipos participantes que buscaran principalmente financiamiento privado para desarrollar y lanzar módulos robóticos lunares....
Obsolescencia programada: ¿realmente “conspiran” las empresas tecnológicas para hacer productos que duren poco?

Obsolescencia programada: ¿realmente “conspiran” las empresas tecnológicas para hacer productos que duren poco?

“Ya no las fabrican como antes”, es una frase que se escucha frecuentemente. En el caso de la llamada “Bombilla Centenaria” luce muy acertada. 115 años después de haber sido encendida, aun brilla tenuemente en una estación de bomberos en Livermore, EE.UU. La “Bombilla Centenaria” suele mencionarse como evidencia de una supuesta siniestra estrategia de negocios conocida como “obsolescencia programada“ o planificada. Muchos creen que las bombillas y otros productos de la tecnología podrían fácilmente durar décadas, pero es más rentable introducir una vida útil artificial para que las compañías obtengan ventas repetidas. “Es la teoría conspirativa de la obsolescencia programada”, dice Mohanbir Sawhney, profesor de Mercadeo de la Northwestern University de EE.UU. Y es algo que existe, sí; pero con matices. Más allá de la cruda caricatura de compañías codiciosas deliberadamente desplumando a sus consumidores, la práctica tiene algunos puntos positivos. En respuesta a los consumidores Hasta cierto punto, además, es una consecuencia inevitable de que existan empresas sostenibles que le dan a la gente los productos que desean. “Básicamente, están reaccionando al gusto de los consumidores”, dice Judith Chevalier, profesora de Finanzas y Economía de la Universidad de Yale (EE.UU.). Creo que hay casos en los que en cierta forma engañan al cliente, pero hay otras situaciones donde la culpa puede recaer en el consumidor” Judith Chevalier, experta “Creo que hay casos en los que en cierta forma engañan al cliente, pero hay otras situaciones donde la culpa puede recaer en el consumidor”. Como producto, las bombillas proporcionan un ejemplo práctico muy emblemático de obsolescencia programada. Thomas Edison inventó las bombillas eléctricas comercialmente viables alrededor de 1880. Esas primeras lámparas incandescentes -incluyendo...
Cómo se creó el supermercado que no tiene cajeros ni colas

Cómo se creó el supermercado que no tiene cajeros ni colas

Ya abrió sus puertas una tienda de alimentos en la que no hace falta pasar por caja para pagar. Tampoco necesitas hacer fila al salir ni despedirte del cajero. De hecho, ni siquiera hay cajeros —ni máquinas ni personas— ni recibos de compra…ni carros para hacer la compra. La única cosa indispensable para comprar en este supermercado es tu smartphone. Parece un cuento futurista, pero es real. Se trata de Amazon Go, el primer establecimiento “sin cajeros ni filas” que el gigante del comercio electrónico acaba de inaugurar en la ciudad de Seattle, Estados Unidos. Paredes y techos que vigilan Según explica la compañía en su sitio web, su nuevo supermercado usa “la tecnología de compra más avanzada del mundo” y los sistemas “más sofisticados de aprendizaje automático, visión computacional e inteligencia artificial”. Y eso se traduce en cientos de cámaras infrarrojas y sensores electrónicos que vigilan desde el techo a cada uno de sus clientes para identificarlos y controlar los productos que seleccionan, dice Chris Johnston, reportero especializado en negocios de la BBC. Esas cámaras se pusieron a prueba con empleados de Amazon a lo largo del año pasado para ver si lograban diferenciar los movimientos de los clientes dentro de la tienda y los de los productos, sobre todo aquellos con apariencia similar. Los clientes usan una aplicación de Amazon Go y escanean un código al entrar en el establecimiento. Los estantes también están repletos de sensores que indican si se ha extraído (o si se ha devuelto) alguno de los productos. Y muchos llevan un código que les facilita a las cámaras la labor de identificación. Las facturas, electrónicas, por...

Qué es el dogecoin, la criptomoneda basada en un meme que alcanzó los US$2.000 millones (y por qué preocupa incluso a sus creadores)

“Doge” es un meme de un perro japonés que se hizo viral en 2013, cuando nació el dogecoin.  Todo comenzó con una broma absurda, una sátira sobre el bitcoin que nació de “doge”, uno de los memes más populares de internet. Al principio, nadie le prestó atención. ¿Quién iba a tomarse en serio a una criptomoneda que tenía como logo el meme de un perro japonés? Y fue motivo de risas…. hasta que terminó alcanzando cifras multimillonarias. La idea fue de Billy Markus, un programador estadounidense que trabajó como ingeniero en IBM, y Jackson Palmer, un australiano que estaba al frente del departamento de marketing de Adobe Systems. Juntos, lanzaron una nueva moneda en 2013 a la que llamaron “dogecoin”, con la intención de burlarse de la “criptofiebre”. Pronto, su divisa comenzó a expandirse a través de los foros de internet. A los 15 días del lanzamiento, su valor se había multiplicado por 300. “El precio ni siquiera es importante”, decía entonces Markus. Pero con el paso de los años -y, especialmente, en diciembre de 2017- su valor comenzó a inflarse, hasta rozar los US$2.000 millones -US$1.928, para ser exactos- durante el primer fin de semana de enero de este año. ¿Trascendió la broma al mundo de los negocios? “Preocupante” A lo largo de los últimos días, el precio del dogecoin no ha dejado de fluctuar. En estos momentos, su valor supera los US$1.200 millones, según Coinmarketcap.com. Pero el repunte de diciembre ha despertado las alarmas de los más “criptoescépticos”. Los inversores de dogecoin han financiado un auto de carreras.  El dogecoin (todavía) está muy lejos de alcanzar al bitcoin, la reina de las divisas virtuales,...