5 tips para evitar que las malas finanzas maten a tu negocio

5 tips para evitar que las malas finanzas maten a tu negocio

Lo sabemos: todos los emprendedores tienen deudas y gastos innecesarios que pueden dejar sin recursos a la empresa. Considera estas recomendaciones para evitar que tu negocio se ahogue lentamente.

Una gestión financiera adecuada es crucial para sobrevivir a una economía volátil como la que se vive en nuestro país. No importa si eres una pequeña, mediana o grande empresa; todas pueden verse afectadas, pero en especial los pequeños negocios necesitan implementar prácticas sanas y de prevención en la administración del dinero desde que arrancan las operaciones.

Cada empresa requiere una estructura financiera que genere ganancias para permanecer en el mercado y poder crecer. Y los empresarios necesitan estar dotados de buenas habilidades administrativas para convertir su aventura en una historia de éxito, aunque muchos de ellos no dominan el manejo de las finanzas. Si tú eres uno de ellos, toma en cuenta estos consejos para que el dinero no sea un problema que ahogue a tu empresa.

Edúcate

Una de las primeras cosas que debes hacer es instruirte sobre los aspectos que abarcan las finanzas. Para comenzar, es necesario aprender cómo leer los estados financieros (si todavía no sabes cómo). Esta es una de las declaraciones más importantes que te dice todo sobre tu dinero: de dónde se originó, por cuántas manos pasó y en dónde está.

Separa las finanzas personales de las comerciales

Esto implica obtener una tarjeta de crédito comercial y poner todos los gastos relacionados en ella. Esto te ayudará a rastrear tus desembolsos y mantenerlos bajo control. Otra alternativa es abrir una cuenta de ahorro para tu negocio, en la que puedas transferir una cierta cantidad de dinero de cada pago que recibes y crear gradualmente un corpus considerable. Puedes usar este dinero para pagar impuestos, por ejemplo.

Reducir Costos

Es importante que los empresarios se mantengan firmes junto con sus gastos controlados sin obstaculizar la satisfacción del cliente. Cada empresa soporta dos tipos de costos: los fijos y los variables. Si bien los costos fijos tienen que ser asumidos independientemente a que tu empresa esté haciendo dinero o no, existe un margen para el ahorro en costos variables.

Por ejemplo, en lugar de comprar un software costoso, podrías trabajar con un software libre, basado en la nube y de código abierto, que es igual de funcional. Realiza llamadas en línea gratuitas o videoconferencias en lugar de viajar distancias largas. También puedes tratar de intercambiar tus servicios con otros profesionales y reducir los costos.

Monitorea y mide el rendimiento

Es importante que como propietario del negocio vigiles el movimiento de tu dinero, especialmente cuando se trata de grandes cantidades. Continúa buscando el desempeño financiero de tu empresa en comparación con los estados financieros pasados para proyectar tus ingresos, gastos y flujo de efectivo futuros. Conocer estos aspectos te ayudará a tomar decisiones informadas sobre tu negocio.

Contrata ayuda profesional

Todos necesitan ayuda, especialmente un emprendedor interesado en hacer un gran éxito de su empresa. A veces, vale la pena contratar los servicios de un experto, incluso si es temporalmente. Pueden ayudarte a determinar dónde se encuentra tu empresa, hacia dónde se dirige usando y analizando los números monetarios; asegúrate de contratar a alguien que sea confiable.

Fuente: https://www.entrepreneur.com/