3 factores que elevan el estrés en la alta gerencia

3 factores que elevan el estrés en la alta gerencia

El estrés relacionado con el trabajo y el burnout están aumentando en la alta gerencia de las grandes multinacionales, según Marta Regina, psicóloga por la Universidad de Padova y Mindfulness en University of Aberdeen. De hecho, actualmente, tres de cada diez españoles sufren estrés laboral ‘siempre’ o ‘casi siempre’ y un tercio considera que el trabajo afecta negativamente a su salud. Un porcentaje que se acentúa cuanto más responsabilidad encierra el cargo.

El estrés está aumentando entre los directores ejecutivos de las grandes empresas multinacionales. Es la epidemia de la empresa del siglo XXI, especialmente ‘contagiosa’ en su altos mandos. Ejemplo de ello es el anuncio que el presidente ejecutivo de Lloyd’s, Antonio Horta-Osório, hizo en 2011, asegurando que dejaba el trabajo por agotamiento. Otro caso, en 2010, el CEO de Pfizer, Jeffrey Kindler, se fue de Pfizer debido a que “la naturaleza 24/7 era extremadamente exigente” y, ese mismo año , el CEO de Connaught, Mark Tincknell, renunció a su trabajo debido a problemas de salud.

Las razones de esta situación se encuentra, según la psicóloga Marta Regina, especializada en coaching ejecutivo y en la reducción de estrés para líderes que están constantemente bajo presión, en la naturaleza del cargo que ostentan y sus responsabilidades, por ello, “es muy importante poner más atención en el estrés relacionado con el trabajo y sus consecuencias negativas en estas posiciones de alta gerencia”. Además, Regina comparte tres factores que hacen que estos roles estén altamente expuestos al estrés:

  1. Una estructura organizacional disfuncional. Un clima proclive a aumentar el agotamiento emocional de los profesionales, un conflicto de roles que deriva en un ambiente disfuncional, un consejo de administración con una mentalidad cerrada y centrado en objetivos a corto plazo, o una reestructuración organizativa inadecuada que reduce los recursos dirigidos a satisfacer las estrictas demandas de los inversores, son algunas de las situaciones que elevan el nivel de estrés en los directores ejecutivos.
  2. Características personales inadecuadas. Según Regina, “con frecuencia, los ejecutivos más adultos están menos estresados que los más jóvenes. Además señala que “en la medida en que los presidentes de las empresas perciban cierto nivel de control sobre su organización, sus niveles de estrés serán menores”, por lo que la pérdida de control se asocia con niveles más altos de estrés, tensión laboral y burnout.
  3. Presión del ambiente exterior. El entorno externo que enfrentan las empresas tiene un impacto fundamental en su rendimiento. “La competencia sin límites, las altas demandas del grupo de accionistas y la incertidumbre en la economía global son ejemplos de circunstancias que pueden alterar el rendimiento de los ejecutivos en sentido negativo”, apunta la experta. “A medida que aumenta la hostilidad ambiental percibida por el ejecutivo, aumentará también su nivel de estrés”, añade.

Para revertir los efectos del estrés, la psicóloga recomienda la práctica de mindfulness (atención plena) para neutralizar la fatiga y la ansiedad de los empleados y mejorar el rendimiento laboral.